En nuestra ruta en moto de alquiler por Formentera, seguimos descubriendo todo el patrimonio de la isla. Hoy, nuestras paradas se centran en descubrir las torres de Formentera. Entre ellas, debemos distinguir dos tipos muy diferenciados: las que se destinaron a la defensa de la isla y las destinadas a la señalización para barcos.

Las torres defensivas de Formentera, declaradas patrimonio de interés cultural en 1949, son unas construcciones realizadas a lo largo de la isla con el propósito de avistar posibles ataques desde el mar y repelerlos en caso necesario. Excepto en la zona de La Mola donde los acantilados ya suponen de por sí una barrera natural para los ataques desde el mar, el resto de la isla cuenta con cuatro torres en Formentera y una en Espalmador. Esta última fue la primera en ser levantada en el año 1749. Más tarde, entre 1762 y 1763 se edificaron las otras cuatro: Punta Prima, Gavina, Cap de Barbaria y Pi des Català.

Todas las torres de defensa son construcciones idénticas de planta circular y dos plantas, con acceso a las mismas desde la segunda de las plantas.

La isla de Formentera cuenta también con tres faros usados para alertar a los barcos sobre la presencia de la costa. El primero de ellos, el de La Mola, fue construido entre los años 1859 y 1861. Posteriormente, entre 1862 y 63 se construyó el de Illa d’en Pou, un pequeño islote al norte de Espalmador. Por último y como construcción más moderna, se encuentra el faro de Cap de Barbaria, levantado entre los años 1970 y 1971 y que puede ser visitado al sur de la isla.

Please follow and like us: