Toda visita a Formentera debe tener una parada obligada en su mítico y recién reformado faro de la Mola. Este faro se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de la isla por su impresionante ubicación. Y es que se sitúa en un acantilado sobre el mar a nada más y nada menos que 120 metros de altura.

Desde la Mola pueden contemplarse unas vistas espectaculares, viendo cómo el mar rompe contra los hermosos acantilados plagados de vegetación que sostienen al faro.

Además, el faro de la Mola forma parte ya de la historia de todos los habitantes de Formentera y es parte de diversas historias. Por ejemplo, una que cuenta que durante la II Guerra Mundial, el farero de la Mola divisó cómo un avión nazi se estrellaba contra el mar a poco metros de la costa. Sin dudarlo, el farero acudió a puerto y salió en busca del aeroplano, rescatando a su piloto. Este, tras recuperarse en Formentera de sus heridas, regresó a Alemania y envió una suma de dinero y un diploma al farero a modo de agradecimiento.

El faro de la Mola también es conocido por los autóctonos como faro de Julio Verne. Y es que el conocido escritor mencionó a este faro en una de sus novelas de aventuras. Desde hace años, frente a la Mola, descansa un monumento en honor al escritor que hizo famoso al faro.

Si acabas de llegar en barco a Formentera y deseas visitar el faro de la Mola, te recomendamos que alquiles una moto o coche en nuestras oficinas de https://www.formenteramotorent.com/es/ y tomes la carretera PM-820 hacia Pilar de la Mola. Una vez atravesado el pueblo, no tienes más que continuar recto hasta alcanzar el faro, que se sitúa al este de la isla.

Please follow and like us: