Formentera es una isla de tamaño pequeño, pero incluso así es fácil no aprovechar 100% el tiempo. Lo mejor es tener bien claro a dónde ir y cómo ir, así que pon atención  para visitar la isla de Formentera de la manera más eficiente posible.

Lo primero que debemos conocer es dónde se ubica Formentera en el mapa, pues bien, se ubica al sur y muy cerquita de la isla de Ibiza,  en tan sólo media hora yendo en ferry, ya estarás poniendo un pie en Formentera. Esta isla es casi plana por completo, la mayor altura que puedes encontrar es en los acantilados de La Mola y en ese punto solo alcanza los 200 metros de altitud, unos acantilados que te invitamos a visitar ya que son una de las vistas más bonitas que se pueden contemplar en Formentera.

Formentera, es considerado por muchos como un paraíso terrenal en el Mediterráneo, y razón no les falta, alrededor del 70% de territorio de Formentera está protegido. Da gusto mirar al horizonte y comprobar que no hay edificios altos que tapen las maravillosas vistas.

Además, Formentera es muy apreciada por si aguas cristalinas color turquesa, este color no es por casualidad, se debe a la Posidonia oceánica, una especie endémica del Mar Mediterráneo que actúa de depuradora, contrariamente a lo que pueda parecer no es un alga, es una planta con raíz, tallo y hojas.

Esta planta produce ingentes cantidades de oxígeno, un elemento químico fundamental para la fauna y flora marina, tales como peces, algas y esponjas. Además, sirve como hogar para multitud de especies marinas, ya que son auténticas selvas marinas donde las diferentes especies pueden vivir y reproducirse.

La Posidonia, además es capaz de crear arrecifes que son capaces de equilibrar el litoral, previene de la erosión de la costa y reduce el oleaje. Y no sólo eso, también permite que se depositen las arenas más finas. Todas estas acciones en conjunto es lo que hace que Formentera  tenga unas playas tan paradisíacas.

 
Please follow and like us: