Realizar un viaje es muy gratificante, y lo es más aún si ves cosas interesantes. En Ibiza hay muchas cosas que debes ver por ti mismo. Una de ellas son sus iglesias, destacan por su blanco impoluto que se ve desde grandes distancias y por su bonito aspecto, aunque ligeramente austero al estar fortificadas. Esto se debe a la piratería que sufrió la isla por parte de los piratas durante muchos años. El objetivo de estos piratas en aquella época y aunque ahora suena hasta gracioso, era la sal, una de las principales riquezas de la isla.

Las iglesias cumplieron su función como refugio durante muchos años, para los nativos de allí fueron una auténtica salvación y gracias a su construcción fortificada se logró salvar la vida de muchas personas inocentes. Así pues, se puede decir que las iglesias de Ibiza se utilizaban como centros urbanos y alrededor se ubicaban las distintas ciudades, de modo que sus habitantes tuvieran un rápido acceso al refugio. Esta idea la concibió Manuel Abad y Lasierra, quienes tuvieron la gran idea de ofrecerles protección a los nativos ibicencos a la vez que les daban acceso a la religión católica.

Así pues, crearon varias iglesias a lo largo de la isla, éstas pretendieron ser un punto de congregación para los ibicencos, que hasta entonces vivían dispersos por toda la isla. Pero no todo salió como se esperaba, los payeses se quedaron en sus tierras, con lo cual hay iglesias un poco apartadas de los pueblos. Por suerte, es fácil llegar a ellas con una moto de alquiler o un coche de alquiler en Ibiza.

Algunas de las más conocidas son la la Iglesia de Sant Mateu, la iglesia de Sant Agnes y la catedral de Ibiza.

¿Te apetece visitarlas una a una?

Please follow and like us: