La lagartija endémica de Ibiza y Formentera es un reptil único en la tierra y uno de sus iconos más característicos. Seguro que, si has estado en cualquiera de las Pitiusas, has podido ver alguna de sus lagartijas, que también están presentes en multitud de artesanías y souvenirs de las islas.

Pues bien, según apuntan los expertos, tres especies de culebras llegadas desde la península están poniendo en jaque a las lagartijas de las Pitiusas. Al parecer, estas culebras llegaron hasta las islas a través de los olivos plantados en viveros de Ibiza y Formentera y han conseguido adaptarse perfectamente a su nuevo medio.

Entre la alimentación de estas culebras destacan las lagartijas, cuya población está siendo rápidamente diezmada. Según apuntan los expertos que han analizado la situación, de continuar así la lagartija de las Pitiusas desaparecería en unos 20 años. Una especie que lleva en la isla más de 4.000 años y que, por factores humanos, podría desaparecer de manera fulminante.

Desde el año 2007 las autoridades han procedido a poner trampas para la captura de estas culebras, haciéndose con miles de ellas. Sin embargo, su avance sigue imparable. Si durante vuestra estancia observáis alguna de estas culebras, os recomendamos avisar a las autoridades competentes para que procedan a su recogida. Parte de nuestra historia está en juego.