Formentera puede no ser la isla más famosa de las Pitiusas, pero sin duda alguna no tiene nada que envidiarles a sus vecinas. Por poner un ejemplo, Cala Des Mort es un lugar paradisiaco de ensueño para relajarte, divertirte o para descubrir y explorar la isla.

Aguas cristalinas

El fuerte principal de casi todas las playas de Formentera es que tiene un color azul claro similar a la piedra aguamarina. La pureza, limpidez y tranquilidad que ellas ofrecen a los turistas les hace una cita prácticamente obligada para futuras vacaciones. El caso de Cala Des Mort, no es la excepción.
Los bañistas tienen una visión panorámica sin igual al tener el mar claro, un sol veraniego y bordes con riscos pequeños de rocas. Probablemente no puedas irte de aquí sin haberte tomado unas cuantas fotografías alucinantes.

Pequeña pero valiosa

Esta es, evidentemente, una playa muy pequeña. No necesariamente es una desventaja, ya que es una característica que en muy pocos lugares podrás conseguir. Con tan solo 70 metros de largo, es un lugar en donde podrías tener privacidad y serenidad. Claro, en temporada alta podría llenarse de muchos turistas.
Los 70 metros están compuestos de arena muy fina y blanca con algunas formaciones rocosas que podrían incomodar al caminar. Más allá de esto, no hay nada de qué preocuparse. Trae tu sombrilla, algo para leer y comer, y recuerda llevarte la basura.

Recibe el nuevo día

Las playas son lugares en donde personas de todo tipo hacen sus labores preferidas. Algunos van a bañarse y disfrutar del agua salada. Otros solo toman el sol para tener un color de piel más tostado. Mientras que otro grupo va a ver los amaneceres y atardeceres.
En la Cala Des Mort podrás llegar con tu coche, parquearlo y esperar en familia a que el sol salga. Si no cuentas con coche propio, podrías buscar un alquiler de coches en Formentera para mejorar tu experiencia. Según algunos locales, el amanecer más bello lo recibes aquí en Des Mort.

Please follow and like us: