La isla de Formentera es un lugar ideal para la práctica del submarinismo. Gracias a sus cristalinas aguas, podrás obtener una visibilidad submarina inmejorable. Además, aunque el Mediterráneo no sea una zona de corales y peces tropicales de colores, toda la costa de Formentera cuenta con diferentes atractivos bajo el agua que son el reclamo anual de centenares de submarinistas. Te contamos cuáles.

En la zona de s’Espardell se encuentra sumergida una plataforma que resulta de lo más extraña para los submarinistas. En realidad, dicha plataforma es una de las primeras piscifactorías establecidas en aguas españolas que, tras ser abandonada en 1996, se hundió en el mar. Algunos lugareños aún recuerdan cómo, al hundirse la piscifactoría, fueron liberadas centenares de doradas. Como estas habían vivido toda su existencia en cautiverio apenas sabían nadar, por lo que quedaron a la merced de cualquiera que las quisiera atrapar fácilmente en la playa.

En Formentera tampoco faltan pecios a visitar. De hecho, el Don Pedro es uno de los barcos hundidos más grandes del Mediterráneo y que puede visitarse a escasos metros de la costa de Formentera. Otro de los barcos más visitados es el Joker, un velero de 16 metros de eslora encontrado en 2012 entre s’Espardell y s’Espalmador.

Por último, un reclamo más de las inmersiones en Formentera son las salidas de buceo nocturnas. Una manera diferente y de lo más atractiva para descubrir el fondo marino y que solo los profesionales pueden disfrutar.