Una de las actividades obligadas en Formentera es recorrer la isla de punta a punta hasta llegar al punto más al este de la isla: el faro de La Mola. Esta puede ser una actividad perfecta para realizar a media mañana, tras pasar parte del día en la playa de Migjorn o en Es Caló. Y, ahora que ya estás aquí, ¿por qué no aprovechar para comer y descubrir el pueblo de La Mola? En el siguiente post de contamos cuáles son los mejores restaurantes de la población con mayor altitud de la isla.

Si vienes por la carretera con tu coche o moto de alquiler desde Es Caló, el primer restaurante que encontrarás es el Ca Na Lina. Un negocio especializado en carnes y pescados a la brasa. Ensaladas, nachos, patatas bravas o hummus sirven de entrante antes de un buen entrecot, un chuletón o un riquísimo rodaballo a la brasa.

Muy próximo al Ca Na Lina encontrarás el Can Carol Sandwich&Bar. El Can Carol destaca por sus nachos, sus hamburguesas y sus especialidades mexicanas. Pero en este restaurante la comida no lo es todo. Atrévete a probar sus riquísimos mojitos o su sangría casera hecha a diario.

A media altura de La Mola se encuentra Mola Mía Pizza. Como su nombre indica, la especialidad de este restaurante son las Pizzas. Una amplia variedad de sabrosas pizzas a una calidad precio ideal. Anímate también con sus postres, como el tiramisú casero. ¡Excepcional!

Ya llegando al final del pueblo encontramos otros dos restaurantes. Primero el Can Toni. Un restaurante tradicional de tapas, ensaladas y hamburguesas. Un local ideal con terraza, perfecto para reponer fuerzas tras un día de mercadillo en La Mola. Y por último, encontramos el Sa Figuera. Arroces, pescado y carne a la brasa son algunas de las especialidades de este restaurante que abre durante todo el año.