Hay más en Formentera de lo que aparece a simple vista, no todo son playas paradisíacas y puestas de sol. Formentera guarda una rica flora que se ha mantenido en su mayoría intacta gracias a la gran conservación que se ha hecho de la isla. De entre toda la flora, hay un elemento que destaca sobre el paisaje, esta es la higuera, muy características de la zona mediterránea y de fuerte tradición payesa.

Las higueras son resistentes por naturaleza y pueblas muchas zonas de la geografía española, y aunque aguantan lo suyo, requieren cuidados ya que son árboles centenarios y requieren un mínimo de mimo.  Si vienes a la pequeña isla pitiusa y te das una vuelta con tu moto de alquiler en Formentera, podrás ver cómo están de deliciosos los higos de aquí.

Los orígenes de la higuera

La higuera tiene una forma muy particular, y hay una explicación bastante curiosa por parte de Jorge Demerson en `Leyendas de Ibiza´, un libro muy recomendable. Pues bien según él “el paraíso de Adán y Eva, cosa que no es difícil de imaginar, y que lo que siempre pensamos que fue una manzana fue en realidad un dulce higo. Es la propia higuera la que, con el cargo de conciencia que le crea haber sido el árbol del fruto prohibido, se retuerce en su pesar y adquiere esas formas hipnóticas y serpenteantes.

Las higueras de Formentera son especialmente grandes, de proporciones titánicas. Y en los meses de verano son muy útiles para cobijarse en su sombra. Además, en la época de primavera son muy bonitos de ver, verdes y fuertes. Un orgullo para los que viven en Formentera, ver una higuera les recuerda a su hogar.

¿Te animas a conocer la otra cara de Formentera?

Please follow and like us: