Se cumplía el año 1975 y la Sociedad Deportiva Formentera, el único equipo de fútbol de la isla por aquel entonces, tan solo contaba con cuatro años de vida. Sin embargo, el club se enfrentó aquel año a una de sus mayores citas históricas: enfrentarse al campeón de la Bundesliga, el Borussia Mönchengladbach.

Sucedió el 11 de mayo en el Campo Municipal de Fútbol, donde se congregaron un total de 3.500 personas, cuando la isla contaba con una población que no llegaba a los 4.000 individuos.

Todo sucedió de la manera más simple y sencilla. El touroperador Transair que trabajaba desde hacía años en Formentera y que cumplía su 25 aniversario, quería organizar algún tipo de evento especial en la isla como celebración. Al contar entre sus clientes con el club alemán, le propusieron la idea de venir a pasar unos días a Formentera y enfrentarse al equipo local. La expedición alemana liderada por el jugador Berti Vogts decidió aceptar la invitación alegando que en pocas semanas jugarían la final de la Copa de la UEFA contra el equipo holandés del Tweente y que una semana de relajación en la isla les iría muy bien antes del decisivo partido.

Y así fue como el, a la postre campeón de la Copa de la UEFA, se enfrentó al Formentera en un estadio municipal abarrotado que no contaba ni con gradas. El resultado final de 2-8 no fue más que una anécdota en uno de los días más importantes para el club de nuestra isla.