El Parque Natural de Ses Salines se encuentra en las islas Pitiusas, extendiéndose desde el sur de Ibiza hasta el norte de Formentera. Incluye el brazo de mar que las separa y ocupa un territorio aproximado de 2.838.44 hectáreas terrestres y más de 13.000 marinas.

Para visitar el parque lo mejor es reservar una moto de alquiler en Formentera y así poder llegar hasta él cómodamente.

En el Parque Natural de Ses Salines podrás observar todo un ejemplo de la riqueza que tiene la biodiversidad mediterránea. Además, tiene un área de descanso y de nidificación para las aves en sus migraciones. Como espacio natural de gran interés engloba un conjunto de hábitats terrestres y marinos, con valores ecológicos, paisajísticos, históricos y culturales de primer orden a escala internacional.

El Equipo de Gestión del parque quiere transmitir la necesidad de proteger y conservar una de las zonas más conocidas y visitadas de Formentera como es la laguna del islote de S’Espalmador. La cual es un espacio natural idóneo para el descanso, reproducción y nidificación de aves acuáticas, que son altamente sensibles a los cambios y a los efectos ocasionados por la presencia humana.

Las aves que llegan a la laguna, con el tiempo, se han visto obligadas a desplazarse a otras zonas, para evitar las molestias que les ocasiona la gran afluencia de visitantes, especialmente en verano. En el parque natural se han censado 210 especies de aves. Destacan las poblaciones de aves acuáticas, como los flamencos, la cigüeñuela, el tarro blanco, el chorlitejo patinegro y las aves marinas, como la gaviota de Audouin y la Pardela balear.

El Parque acoge una representación magnífica de la mayoría de especies vegetales existentes en las islas Pitiusas. La vegetación de Formentera se caracteriza por el predominio de pinares y sabinares costeros,  así como vegetación que rodea los estanques, los sistemas dunares y los acantilados donde dominan las comunidades endémicas de hinojo marino

El medio marino representa el 75% del territorio del parque y se caracteriza por la importancia ecológica de las praderas submarinas de Posidonia oceánica. Esta planta marina, exclusiva de nuestro mar, favorece al mantenimiento de las poblaciones de peces, organismos marinos, oxigena las aguas, protege las playas del efecto erosivo del oleaje y mantiene la dinámica natural de los sistemas dunares y están declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Please follow and like us: