La isla de Formentera cuenta actualmente con un Hospital público y varias consultas médicas privadas. Sin embargo, estos servicios son relativamente recientes. Hasta el año 1997 cuando entró un servicio de traslado de enfermos mediante helicóptero entre Formentera y el hospital de Ibiza o directamente con la península, la atención de enfermos graves o accidentados era una necesidad que debía cubrirse en barco.

Hasta 1975, el traslado de enfermos y gente accidentada entre Formentera e Ibiza se realizaba mediante el servicio regular de pasajeros. Es decir, en ferry. Sin embargo y tras el creciente número de turistas que llegaba a la isla en verano, quedó reflejado que este servicio no era eficiente y que era necesario un servicio permanente.

Fue así como nació entre 1975 y 1997 el servicio de lancha ambulancia. En realidad, operaron entre las islas dos lanchas diferentes. La primera era una lancha rápida de 10 metros de eslora, equipada para la atención y traslado médico y con tripulación asalariada. La segunda, en cambio, tenía una eslora de 6 metros y estaba tripulada por patrones voluntarios de Formentera.

Ambas lanchas sirvieron durante años para salvar multitud de vidas de autóctonos y visitantes. Incluso sirvieron de paritorio improvisado para más de un balear que nació en el trayecto entre ambas islas.